Rubén Gómez – Coapa

Quién: Rubén Gómez

Dónde: Coapa

Qué nos cuenta:

Me encontraba en la Colonia Verónica Anzures en la calle Bahía de Santa Barbara, en mi oficina en un primer piso, trabajando en mi escritorio, de repente sentí que brinque de la silla, voltee a ver la lampara y vi que rebotaba de arriba hacia abajo y viceversa, comprendí que no era el tremor que comúnmente se siente en esa zona por las construcciones aledañas, le dije a mi jefe que estaba frente a mi en su lugar de trabajo, que estaba temblando fuerte y salimos corriendo hacia el pasillo, gritándole a los demás compañeros lo que sucedía, a mitad del camino fue cuando se comenzó a escuchar la alerta sísmica, prácticamente perdíamos el equilibrio al bajar las escaleras, llegando a la banqueta continuaba muy fuerte el sismo, en frente esta una oficina del SAT, y los encargados de la protección civil detienen el trafico por lo que nos fuimos a mitad de la calle, del edificio de departamento que estaba a un costado de donde estábamos comenzaron a romperse los cristales, y tengo entendido que cuando eso ocurre es que el edificio se esta descuadrando y existe el riesgo de que se derrumbe por lo que nos movimos hasta la cera de enfrente, se oían gritos, principalmente de mujeres, llanto de niños, gente rezando en voz alta, tuve que detenerme de un puesto ambulante en la ultima parte del sismo, un transformador exploto en la esquina, lo que hizo que la gente gritara aun mas.

Afortunadamente en las cercanía de donde nos encontramos no hubo derrumbes, nos reunimos los compañeros de trabajo con mi jefe para comenzar a platicar lo que había pasado, empezamos a oír noticias por el radio de los celulares pues no había energía eléctrica, continuaban las crisis nerviosas, despues de una hora aproximadamente mi jefe nos dio la instrucción de irnos a nuestro hogares y subimos de 3 en 3 a recoger nuestras cosas y cerrar la oficina, ahí comenzó una travesía de 6 horas para llegar a mi casa, la cual se ubica cerca de Paseo Acoxpa en Coapa, un compañero nos dio un aventón al metro San Cosme, no nos pudimos subir al metro una compañera y yo y caminamos sobre Guerrero y su continuación Av. Cuauhtemoc hasta el Hospital General donde tomamos un peséro que me dejo en Calzada de Tlapan, de ahí camine al metro Chabacano, en el camino la gente salia a la Calzada con jarras con agua y vasos desechables para ofrecer el vital liquido a los cientos de persona que por ahí caminábamos, he de ser sincero, que ante ese gesto de solidaridad que no veía desde 1985, lloré, liberando el miedo y la angustia que se había acumulado dentro de mi, jóvenes preguntaban a los automovilistas si podían llevar gente y organizaban viajes hacia el sur de la ciudad.

Llegue al metro Taxqueña, ahí vi el primer derrumbe, el centro comercial Soriana ubicado a un costado del paradero, tuve que caminar a Av Miramontes pues en el paradero no había unidades de ninguna ruta, un autobús me llevo a la Av Santana donde vi otro derrumbe ahora de una casa, camine hasta Av. Escuela Naval donde pasa un microbus que me llevaría hasta mi casa, sin embargo todos los transportes llegaban hasta Miramontes y ahí se regresaban pues con los derrumbes de Galerias Coapa, Colegio Rebsamen, Walmart y el Tec de Monterrey toda la zona era un caos, tuve que irme a pie hasta mi domicilio cerca de Acoxpa, y por fin a las 8 de la noche pude abrazar a mi familia, todos estaban bien, a pesar que según sus propias palabras en Coapa se sintió mas fuerte el sismo que en otros lugares.

A prácticamente un año del sismo, sigo viviendo y laborando en los mismos lugares, mas consciente del peligro que representa vivir en una ciudad altamente sísmica pero mas informado y con mas experiencia.

¿Dónde estaba?

Anuncios