Bárbara Alicia Romero López – Sur de la Ciudad

¿Quién? Bárbara Alicia Romero López

¿Dónde vive? Santa Úrsula, Coapa

¿Qué nos cuenta?

Todo empezó como un día cualquiera, tenía que trabajar a las 7 de la mañana a 10 min de mi casa, ubicada en coyoacan, en la colonia santa Úrsula coapa y entraba a facultad de ingeniería UNAM a las 6 pm, mi mañana transcurrió de forma común, trabajando en un call center…a las 11 habría un simulacro en memoria de ese 19 de septiembre pero de hace 32 años, ese famoso día que nuestros padres recordaban con tanto temor y que yo jamás entendí. Eran las 11 de la mañana, suena la alarma sísmica, mis compañeros y yo bajamos las escaleras de mi trabajo que solo cuenta con un primer piso, conversando en el simulacro hago el comentario de tomar en con seriedad el asunto, y algo me obliga a decir probablemente tiemble hoy, todos se ríen, me dicen que me calle, y subimos nuevamente a trabajar sin saber que todo iba a cambiar en tan solo 2 horas… Estaba sentada, todos estábamos en una misma ala hasta el fondo del lugar donde trabajo, vi el reloj como 2 minutos antes, todos estábamos concentrados en nuestros labores, sentí como se sacudió la tierra, todos alzamos la mirada al mismo tiempo, alguien dijo con fuerza ¡esta temblando! Y se empezó a sacudir todo, todos nos levantamos y tratamos de salir, tratábamos de caminar pero no podíamos avanzar, todo empezaba a tronar, los vidrios tronaban, las paredes, el suelo, en ese instante trataba de caminar pero no podía avanzar, lo único que veía era la salida, no podía ver a otro lugar más que a la salida, todo el lugar se sacudió, algunos lograron salir otros nos quedamos en el intento… Cuando por fin termino todo me sentía asustada, pero no entendía bien ni visualizaba la magnitud del mismo, comenzamos a ver videos que subieron en facebook,parecían apenas unos cuantos muros descarapelados decía yo, enseguida pensé en mi familia, mi hermano estaba hasta satélite, mi mama en churubusco y mi papa solo y enfermo en casa, me comunique con mama y estaba bien ,al igual que mi hermano,derrepente comencé a ver a las señoras con sus niños corriendo en las calles, ya no había transporte, las tiendas cerraron, ahí fue cuando me comencé a preocupar, tome un taxi después de media y corrí por mi sobrino a su escuela, cuando llegue ¡ya no había niños !,me fui en el mismo taxi a mi casa, llegue y estaba mi mama asustada, los cuadros en mi casa estaban tirados y demás cosas, fue cuando encendí mi celular y vi todo lo que había pasado, empezaron a correr las noticias y empezaron a llover videos y llamadas de auxilio para edificios y personas atrapadas, decidí salir con mi sobrino al lugar más cercano que era le multifamiliar de tlalpan,caminamos desde textitlan hasta taxqueña,en el camino las personas nos iban dando agua y naranjas, había cientos de personas caminando por la calzada, algunos descansos ,llorando, había mujeres,niños,hombres,de todas las edades, caminando para llegar al metro mas cercano. Finalmente llegamos vi el edifico abajo y a muchas personas tratando de ayudar, había mucha gente, mucha agua, comida me pareció increíble ver como toda la gente estaba ayudando, llevaba de todo, hasta dulces, la gente de los edificios cercanos no estaba en su casa, estaba ayudando, o acampando pues no se sentían seguros de estar ahí, me sentí impotente pues no sabía qué hacer ni cómo ayudar trate de caminar a soriana taxqueña pero tampoco pude ayudar, regresamos a mi casa caminando y lo peor fue la día siguiente. Estaba asombrada y preocupada por todo lo que me rodeaba, al otro día decidí ir con mi novio a un lugar en Xochimilco que se llamaba san Gregorio, íbamos en carro y fue literalmente imposible pasar hasta ahí, decidimos dar la vuelta e ir a Plutarco Elías calles, ahí llegamos el comenzó a recoger escombros y yo camine a los viveres,ahí las cosas estaban tranquilas faltaba poca gente por sacar de los escombros y había muchísimos víveres, decidimos llevar los víveres a otro lugar, nos mandaron a coapa pero antes le dije a mi novio que fuéramos a un casa hogar para perros en la roma, la ciudad era un caos, todo estaba lleno y las venidas ya no tenía el sentido que debía ser, para llegar fue muy difícil en el camino vimos muchos edificios en mal estado, había gente por todos lados, la mayoría de las calles estaban cerradas ,logramos entrar y llegar al lugar dejamos croquetas y nos fuimos a las brujas que era el lugar donde nos dijeron que lleváramos los víveres, llevamos el carro lleno de agua, dulces y medicamento, cuando llegamos allá había el doble de gente que en cualquier lugar, nos pararon en una fila y nos descargaron en otra, regresamos a mi casa… Al regresar me encontré con la foto de un compañero que se llamaba Marco, iba conmigo en la facultad lo apreciaba mucho, y no sabían nada de él, publicamos todos los compañeros su foto, no se sabía nada de él, al parecer estaba atrapado en su edificio, todos rezamos y rogamos por que estuviera bien y con vida, tal vez parezca loca pero yo ya sabía lo de Marco, yo estaba hablando con el ese mismo día a las 11:30 de la mañana fue nuestro ultimo mensaje, lo último que le escribí fue que ahí estaría para el cualquier cosa y él me dijo lo mismo, me parece increíble que vueltas da la vida, como te puede arrebatar todo lo que has hecho en solo minutos, tal vez es destino pero duele, así como me duele no haber podido estar con Marco y acompañarlo en su despedida y solo despedirme de él en mis pensamientos. Así transcurrieron mas días, unos tratando apoyar, otros solo llorando, todo fue tomando su respectiva “cotidianidad”, nos despedimos de los nuestros y de los no nuestros, los enterramos, les lloramos fuimos a nuestros trabajos…Hasta hoy, que decidí expresar y sacar un poco de lo que llevo dentro yo creo que la impresión más fuerte que tengo que la de ver el caos y pánico de las personas después del sismo los edificios en mal estado y los más de 15 edificios caídos que vi. Me siento orgullosa y me siento bien por lo miles de jóvenes y personas que sin fijarse en nada comenzó a ayudar, a donar o recoger escombros a ordenar viveres, lo que fuera… Me siento decepcionada que de una situación así se hiciera publicidad y los medios de comunicación aprovecharan y junto con el gobierno tomaran provecho del sufrimiento del pueblo Me siento inútil por no poder ayudar más, por no poder rescatar a alguien de los escombros. Me siento traumada, pues hasta la fecha escucho la alerta sísmica o recuerdo un poco y me da un ataque de nervios y pánico. Me siento bendecida porque mi familia aun está conmigo. Definitivamente mi vida no ah sido igual, ahora ese día día vive todavía en mi memoria, en mi vida y en mis sueños. Barbara Alicia Romero López 7 de Diciembre de 2017