R V – Centro

Quién: R V

Dónde vive: Granada

Qué nos cuenta:

Me encontraba trabajando, en los juzgados familiares enfrente de la Alameda y por si fuera poco en un noveno piso, acababa de mandar un mensaje por whatss a varios amigos, justo cuando dejaba el celular en el escritorio sentí el movimiento de arriba a abajo. Como soy brigadista mi reacción inmediata fue tomar el chaleco que tengo en el respaldo de mi silla y salí al pasillo gritando (o eso creo) que había que desalojar, a medio pasillo el instinto me hizo regresarme a mi lugar por mi celular (en mi mente estaba comunicarme a casa) con todo y el vaivén, mientras salía de la oficina moviéndose como péndulo, a mi paso vi como se volteaba un archivero (lleno de expedientes) y como se botaban algunas losetas. Seguía diciendo que había que desalojar, pero primero replegarse a las paredes junto a los elevadores (zonas de seguridad), vi a algunas de mis compañeras llorar y losetas seguir cayendo. Mi mente estaba en blanco, no pasaba algún pensamiento orillado a usar el celular para comunicarme a casa (se me nublo la mente, no recordaba los pasos para mandar un whatss o un sms). Terminando el movimiento había que desalojar el piso, por la escalera de emergencia ya venía una poca de gente, así que con algunos de los brigadistas del piso empezamos a desalojar a la gente. Así estuvimos un rato, desalojando nuestro piso, viendo pasar a la gente de pisos arriba, despejando un poco la escalera de emergencia mandando gente a la escalera “normal”, no sé cuánto tiempo pasó… Recuerdo ver gente muy mal anímicamente, recuerdo ver compañeros brigadistas bajando por las escaleras, recuerdo no todos mis compañeros brigadistas de piso estaban. Por fin, quedó vacio nuestro piso, pero seguía bajando gente de los pisos superiores… era un mar de gente en las escaleras. Al ver a un compañero brigadista del último piso, le pregunte si venia más gente atrás de él, me dijo que NO, entonces empecé a bajar… Hasta ese momento tome de nuevo mi celular y con dificultad recordé como mandar un SMS, no había señal… Como pude escribí un whatss, uno a mi mama, otro a mi novia…. Se me olvidaba mi hermana con quien estaba ligeramente disgustado, le mande también un mensaje, en algún momento regresaría la señal y saldrían los mensajes. No sé cuánto tiempo paso, pero por fin estaba afuera del edificio, en la Alameda buscando a mis compañeros de oficina, todos estábamos bien, solo había sido el susto, alguien comentó que por las ventanas habían visto polvo como si se hubiera derrumbado algo, nadie lo quiso creer (aun no teníamos comunicación por los teléfonos), estuvimos ahí un rato entre la confusión de si se podría regresar al edificio o si mejor ya nos íbamos. Mi jefe dijo que por la hora si queríamos ya nos fuéramos (salíamos a las 3 y eran casi las 2:30), una compañera dijo que quería subir por su bolsa ya que tenia medicinas ahí (nada de importancia según nos enteramos después, pero medicina al fin y al cabo) a lo que le dije que si ella subía yo la acompañaba para bajar mi mochila… No nos dejaron subir y así lo entendimos mis compañeros y yo, un compañero de otra área se puso pesado con los policías que negaban el acceso, sé que también era brigadista porque recuerdo haber tomado un curso con él, se puso más que pesado y empezó de altanero, los policías solo hacían su trabajo, había que revisar el edificio y por tanto no dejaban pasar a nadie por orden superior. Llegaron contestaciones a los mensajes que había mandado mientras bajaba del edificio, todas estaban bien. Entre tanto, mientras nos despedíamos e intercambiamos teléfonos para comunicarnos más tarde, un compañero que no estaba en el edificio nos dijo que él estaba en Calzada de Tlalpan, que había colapsado un piso del edificio del ISSSTE en San Antonio Abad y que él había visto escombros en una escuela por Isabel la Católica (ahora sabemos que fue la fábrica de telas de Chimalpopoca), que se había tenido que regresar caminando desde la altura del metro Villa de Corté pues el metro venía lentísimo. Me despedí de los que aun estaban y decidí irme caminando a mi casa, en el transcurso vi mucha gente en las calles aun, las comunicaciones apenas se estaban restableciendo, por donde pase no había más que daños estéticos, nada de trascendencia… llegue a mi casa y el shock me cayó unos días después… aun me cuesta dormir por las noches.

Dónde estaba