Héctor Montoya – Roma Norte

Quién: Héctor Montoya

Dónde vive: Nezahualcóyotl

Qué nos cuenta:

Estaba ya casi por terminar mi clase, trabajo en una escuela preparatoria ubicada en la colonia Roma, en la calle Mérida, soy maestro y mis alumnos estaban terminando de exponer cuando comenzó a temblar como nunca lo había sentido y en el lugar menos esperado, traté de contener a mis alumnos lo más que se pudo, se perdió por completo el sentido del simulacro realizado unas horas antes, al salir del salón justo en un pasillo pequeño que da paso a tres salones había otros grupos de chicos y vi a dos de mis compañeras en la misma situación que yo, tratando de calmar a más de veinte adolescentes, algunos de ellos en crisis y en mi caso dos con crisis de asma, al final pudimos salir todos y no hubo nada que lamentar, al llegar al patio central de la escuela esperamos a que todo quedara en completa calma y así fue, era bastante la incertidumbre que podía sentirse en ese momento, las líneas telefónicas no funcionaban, en esos minutos pensé que solo había sido uno de esos temblores que solo “mueven” todo pero no fue así, al retirarme del campus vi la magnitud de lo que había pasado, me salí con Alejandra, una compañera y amiga, afuera pudimos comunicarnos con familiares, muy escaso pero se pudo, todo afuera estaba completamente paralizado, las avenidas parecían estacionamientos, decidimos para evitar usar el metro, entonces optamos por usar Metrobus, planeábamos usar la estación del Parque Pushkin pero cuando llegamos no había servicio, ella tenia dolor de estómago y fue entonces que decidimos buscar un lugar para que ella comiera y esperar a que todo se calmara un poco, no fue así, caminamos hasta avenida Chapultepec y todo estaba parado, la gente que caminaba en dirección a Paseo de la Reforma, así lo hicimos hasta que nos detuvimos a descansar en un pequeño parque, para colmo ese día ella llevaba unos zapatos muy delgados y yo estaba con unos nuevos, nuestros pies estaban desechos, después de esto su novio la contacto vía celular y fue entonces que nos fuimos caminando hasta la colonia Santa María la Rivera, a una calle del kiosco, finalmente pudimos descansar y pude comunicarme a casa de una manera más estable, durante el camino la gente estaba tranquila, incluso vi pasar una grúa con gente arriba, imagino que tratando de trasladarlos, para ese entonces ya habíamos caminado cerca de dos horas, estuvimos ahí cerca de veinte minutos y nos fuimos a otra casa, cerca del metro Tlaltelolco, fue entonces que finalmente pudimos descansar, ahí esperé cerca de dos horas para finalmente tomar un camión para llegar a casa, salí de la escuela a la 1 de la tarde y llegue a casa en Ciudad Nezahualcóyotl a las 8:30 de la noche, sentí miedo porque no sabía que más iba a suceder, todo era un caos afuera, había fugas de gas por todos lados y en algunas calles nos cambiaban de acera, vidrios en el piso, me conmovió ver a mis alumnos asustados y también que tanto mi amiga como yo nos acompañamos y ninguno de los dos dejó al otro solo y de igual forma ver a la gente en orden, pensé que no vería a mis papás que son lo mas importante para mí, hoy me siento tranquilo pero también estoy alerta de que todo puede cambiar en minutos.

¿Dónde estaba?