Joseph Martínez Viamontes – Popotla

Quién: Joseph Martínez Viamontes

Dónde vive: Popotla, Miguel Hidalgo

Qué nos cuenta:

Después de una noche larga sin dormir, me encontraba en mi comedor aún haciendo tarea.

El movimiento comenzó y yo estaba seguro de que el desvelo ya estaba causándome mareos, hasta que vi el piso de mi apartamento moverse como si fuesen olas. Mi mesa se levantaba como si diera pequeños saltos y cada adorno de mi casa vibraba en su lugar, parecía sacado de una escena de película. En ese momento agradecí haber estado en la habitación más cercana a la entrada de mi casa y salí disparado. Mientras bajaba las escaleras veía las paredes alrededor mío moverse violentamente de lado a lado y como caían trozos de yeso y concreto, sentí que el edificio iba a caerse sobre mi.

Una vez afuera, no podía evitar notar la forma en que el movimiento del suelo era completamente visible, varios de mis vecinos tuvieron que sentarse por qué no podían mantenerse de pie. Los postes en la calle se movían a 45 grados, recuerdo que solo podía pensar en que se caerían y que tendría que correr hacia el lado contrario una vez que lo hicieran. Habiendo recobrado la compostura comencé a intentar mandar mensajes a mis familiares y amigos, sin éxito, por qué todas las redes telefónicas se habían caído.

Una vez que pude acceder a internet, pude ver los videos que la gente compartía en tiempo real. Los edificios se caían, había explosiones y en la gente se sembraba el pánico. En ese momento solo podía pensar que varios de aquellos edificios se encontraban en la zona en la que trabaja mi papá, no podía quitarme la preocupación de encima y procedí a mandarle una infinidad mensajes y a continuar con mis intentos de llamarlo, de nuevo sin éxito. Una vez que pude hablar con el me explico cómo no lo permitieron evacuar y en cambio lo hicieron subir a la azotea del edificio, mi abuela, que se encontraba en el mismo lugar, se cayó de las escaleras y tuvieron que cargarla. Una vez ahí vio cómo su edificio se cuarteaba y como su alrededor se desmoronaba. A pesar de todo, lo que a mí mas me importaba en ese momento, era que él estaba bien.

¿Dónde estaba?