Elizabeth Ruiz – Peralvillo

Quién: Elizabeth Ruiz

Dónde vive: Nezahualcóyotl

Qué nos cuenta:

Estaba en la escuela, cerca de metro Misterios, como de costumbre llegue tarde y no me dejaron pasar hasta las 10. Me quedé platicando afuera con dos chicas quejándonos de lo aburrido que iba a ser el simulacro. Una de ellas me dijo que nos fuéramos pero algo me decía que me quedara. Entramos, tomamos clase en 1er piso, salimos riéndonos y burlándonos de su «alarma» (el prefecto tocando un silbato). Siempre salimos a la 1 pero por ese día salimos a las 2, todos nos quejamos y no pusimos atención a la clase de inglés, le pedi a una amiga su espejo y sentimos el primer jalón, el maestro dijo «está temblando» y salimos corriendo. Chicos de otros salones gritaban y lloraban y se atascaban en La puerta, él prefecto tocaba el silbato con desesperacion, una amiga me tenía agarrada de la mano y en la otra… traía el espejo. Se fue la luz, sentimos el segundo jalon, apretó mi mano y me miró con y tristeza y dijo «No vamos a salir de aquí, es el momento» y nos pegamos a la pared. El maestro de inglés grito «¡La puerta del estacionamiento! Y corrimos.. sentí que que corria kilometros y aún así no llegaba.. y lo peor : La puerta estaba atorada. Llego el director gritándonos y entre los dos empujaron la puerta, una chica embarazada no quiso bajar y todos le gritábamos, a media escalera una chica se desmayó y un chico La cargo mientras mi amiga y yo a ayudamos. Gritaban porque había una fuga de gas. Llegaron maestros corriendo a controlarla, se escucharon dos explosiones de transformadores. Me reunió con los demás, nos abrazamos, todos llorando menos yo, no pude. Debía llegar al estadio Azteca a trabajar, corrí, tome un camión al zócalo, en el camino todos lloraban, gente corriendo, mucho polvo, trafico.. Llegue a Pino Suárez, no habían camiones, una señora me hizo la platica, se fue al metro y le rogué que se quedará pero no escuchó, no quería estar sola, entré al metro, llovía gente, me faltaba el aire y tenía la vista nublada, salí arrastrándome, unas señoras me ayudaron, me taparon con un paraguas, me abrazaron, me dio un ataque de ansiedad. Al fin recibi una llamada de mi papá, su voz me calmo, todos estaban bien.

Tome un camión a Neza. 3 horas en llegar. Abrace a mi mamá, platicamos y «comimos», me sentía fatigada y dormí, al despertar tenían muchos mensajes menos de mi «novio». Desde entonces jamás me habló (está bien, solo no le importé). Muchos mensajes me hicieron llorar por qué la gente no expresa su sentimientos a diario, hasta que siente que jamás podrá decirlos.

Al día siguiente siguiente fui Xochimilco a ayudar… todo devastado, en ruinas, éramos tanta gente… me sorprendió la solidaridad. Uña camioneta que traía ayuda me aplastó el pie y eran más mis ganas de ayudar que mi dolor…

Pasaron tres días donde solo dormía 2 o 3 hrs.. me sentía mareada y al cerrar los ojos mi mente reproducia la alerta sísmica, lloré demasiado y grité y abracé a mi mamá y al fin… dormí.

He tratado de ayudar a mi manera, lejos de las zonas afectadas. Pero con intención de llevar el mensaje de que nadie está solo, somos uno.

Si llegaste hasta está parte, te recomiendo escribas tu historia, te ayuda a sacar todo lo que sientas atorado en el alma. Y te mando un abrazo. Fuerza.

¿Dónde estaba?