Alberto Diego – Condesa

¿Quién? Alberto Diego

¿Dónde vive? Condesa

¿Qué nos cuenta?

Estaba en mi oficina ubicada en la colonia Condesa, a espaldas del edificio de Álvaro Obregón 286. Trabajamos en el tercer piso de la oficina por lo que era común que pasáramos gran cantidad de tiempo en la terraza. Cuando empezó a temblar nos concentramos al centro de esta terraza para mantenernos lejos de los bordes, mientras pensaba en la fuerza del sismo veíamos como salían rápidamente a las escaleras de emergencia de AO286. No había pasado mucho tiempo, 10 o 15 segundos después de que inició el temblor escuchamos un sonido metálico, eran las escaleras desprendiéndose del edificio, luego colapsó. Gritos, una nube de polvo blanca, deslumbrante y el piso que no dejaba de moverse. Nos refugiamos tras una pared, el sismo bajó su intensidad, salimos de la oficina hacia el Parque México. Crisis nerviosas, un fuertísimo olor a gas y mucha incertidumbre. «Hay que checar que nadie se haya quedado en la oficina» Regresamos y no había nadie. La casa contigua había recibido la caída de una loza de AO286 sobre el techo que sostenía el tanque de gas, por eso la fuga. Llegó mi jefa, entramos a la oficina a sacar cintas, cuerdas, botiquines y herramienta. Primer parada Ámsterdam 25, en la única parte que seguía en pie había un anaquel de garrafones de agua, los sacamos. Caminamos al frente de AO286, vimos la desgracia a los ojos. Ya había un cerco policial que entorpecía la llegada de ayuda, separamos los perímetros, el A: La esquina de Huichapan. El B: La esquina de Valladolid. Ahí pedíamos ayuda a los vecinos, materiales de curación, gatos hidráulicos, polines, herramienta, agua. Llegaban doctores, ambulancias, bomberos, militares a hacer su chamba, llegó la Policía Federal a entorpecer todo. Para esto ya teníamos un centro de acopio y distribución de ayuda a los derrumbes de las calles de Laredo y Puebla. Recuerdo el resto del día recorrer la Roma y la Condesa con un carrito de super que llenaba de lo que me pedían los rescatistas, leche, cubrebocas, agua… ese día estuve ahí hata que mi cuerpo lo permitió. Una parte de mi estaba derrumbada pero la he ido reconstruyendo ayudando a los que lo han necesitado y no descansaré hasta que todo esté en pie otra vez.

 

¿Dónde estabas?