Pablo – Tec de Monterrey CCM

¿Quién? Pablo

¿Dónde vive?

¿Qué nos cuenta?

Justo había entrado a una clase, esta era en un cuarto piso, apenas pasados unos minutos se empezó a sentir, unos segundos después sonó la alarma sísmica, la escuela es tan grande que no se puede evacuar a todas las personas a tiempo, no que este fuera el caso por lo cercano del epicentro.

El protocolo por esta razón es no salir de los salones durante los terremotos, ponernos abajo de las mesas por si se cae el plafón y esperar, ese sería el caso ideal pero mi maestro en el pánico salió del salón y todos los alumnos asustados lo seguimos, para cuando llegamos al pasillo ya se sentía mucho más fuerte por lo cual nos detuvimos, me recargue contra un muero para intentar mantener el equilibrio, algunos de mis compañeros junto con el profesor se pusieron junto a un vidrio, que suerte que no se reventó, por la intensidad del movimiento te movías de lado a lado y recuerdo ver compañeros de otros salones en el piso por no poderse quedar parados, en cuanto el movimiento se tranquilizó la gente caminado, por un momento pensé que estaba mareado pero le pregunte a un amigo y me dijo que seguía temblando, el movimiento todavía era fuerte pero comparado con lo que acababa de pasar se sentía muy leve.

En cuanto termino por completo nos acercamos hacia unas escaleras, volteé en la dirección opuesta de estas y vi que los puentes que unían a los edificios, por los cuales había caminado hace apenas unos minutos ya no estaban, se habían desplomado llevándose a los puentes más abajo.

Después de un rato pudimos bajar usando las escaleras, íbamos en grupos pequeños por no saber la integridad de las escaleras, esperar un turno para bajar se sintió como una eternidad, no estoy seguro cuanto tiempo estuve arriba, ya estando abajo me acerque al derrumbe de los puentes, ya se estaban organizando para mover escombro, me acerque a uno de los carros de basura en los cuales estaban poniendo piedras y me puse a trabajar con gente que nunca había visto y probablemente nunca sabré sus nombres.

¿Dónde estaba?