José López – Tec de Monterrey CCM

¿Quién? José López

¿Dónde vive? –

¿Qué nos cuenta?

El día del sismo, a la hora del simulacro yo estaba en la cafetería del campus comiendo y cuando sonó la alarma del simulacro todos ordenadamente salimos y en sí, el protocolo fue tranquilo y ordenado. A la 1:00 Yo tenía clase en el último piso de aulas 3 y como cualquier martes yo me dirigí al salón, a la 1:10 apenas íbamos empezando  la clase, todo transcurría normal hasta el sismo. Primeramente sentimos un movimiento leve y supimos lo que teníamos que hacer en caso de sismo, cuando yo apenas iba a llegar a la puerta del salón para estar listos para evacuar, fue cuando empezó el sismo de manera fuerte, lo único que pude pensar fue agarrarme de la puerta para no caerme y agarrar a mi amiga muy fuerte, que tampoco tenía una forma de agarrarse de algo para no caerse; parecímos gelatina, la sacudida era algo que nunca había sentido y los gritos, algo que nunca había  oído. Mientras estaba el edificio moviéndose fuertemente de un lado a otro y nosotros con él, se oían ruidos fuertes por todos lados, creí que el edificio se iba a caer por la forma en que se movía. Cuando finalmente terminó, nos dirigimos a las escaleras, yo intentando calmar a una compañera que había entrado en crisis, Y ahí fue cuando vimos que no había puentes entre los edificios, sólo polvo. Nosotros bajamos después de un rato ya que las escaleras estaban bloqueadas por partes del techo falso y de la pared que se habían caído. Cuando bajamos vimos a las personas ayudando en los escombros de los puentes ya que había personas atrapadas. Ya en una zona segura Contactamos  a nuestras familias y ayudamos a otras a contactar a las suyas, yo ayudé a personas desconocidas a calmarse y asegurarme que estaban bien. Esa experiencia nunca la olvidaré, una, los pensamientos que tuve al sentir una muerte cercana, a quién le dije adiós, con quién tuve peleas, si le dije a mi madre un simple: «te amo» ese día, a quién no le dije te amo, todos esos pensamientos, en un segundo; la otra experiencia que no olvidaré fue la forma en que la comunidad se juntó a ayudar fue conmovedora, personas que no se conocían calmando a otras, otras personas corriendo a ayudar a los escombros con otros alumnos que en su vida habían conocido, sólo todos ayudando a salvar vidas.

¿Dónde estaba?