Ingrid Navarro – Centro Histórico

¿Quién? Ingrid Navarro

¿Dónde vive? Iztacalco

¿Qué nos cuenta?

Por la mañana del 19 de septiembre estaba tomando clases. Se hizo el simulacro y mi amigo y yo fuimos los últimos en salir. Tomo clases en una universidad ubicada en el centro histórico, es una construcción muy antigua de a finales siglo XVI. Después del simulacro mis amigos y yo nos movimos a la merced a comprar material que necesitabamos para nuestra clase del miércoles. Salimos del mercado anexo de la merced y nos despedimos de un amigo en la calle. Cabe decir que en esta calle habia puestos a la orilla, en los que vendían cazos, parrillas y cuchillos. Fue ahí donde la alerta sísmica empezó a sonar. Mis amigos y yo nos quedamos a la mitad de la calle por si las cosas de los puestos se caían poder esquivarlas. Sin embargo se empezo a sentir más fuerte y los cristales del edificio de a lado empezaron a caer, ahí fue cuando le grite a mi amigo CORRE! Y esquivando cazos, parrillas y cristales corrimos hacia eje 1. Solo nos quedaba esperar, el edifico de enfrente se simbraba tanto creímos que se iba a caer, le dije a mi amigo que nos moviéramos hacia atrás cuando me mirara hacia atrás me di cuenta. Todos. los edificios estaban exactamente igual y cuando estaba a punto de llorar de desesperación la compañera con la que íbamos empezó a tener un ataque de nervios, en ese momento no me dediqué a nada más que calmarla y eso me ayudó. Terminado el temblor nos movimos a nuestra universidad caminando y en el transcurso se seguían cayendo cosas y todos se veían muy asustados. Después de dos horas pude localizar a mi familia y mi padre llego a mi universidad. En ese momento caminamos hasta Buenavista para recoger al hijo de su novia de la escuela. Y ahí decidimos regresar a casa de mi padre pues la mía estaba lejos y era inseguro llegar. Todo estaba más tranquilo cuando recibí una llamada de mi amiga que se había quedado atrapada en Narvarte. Sin dudarlo fuimos por ella, pero no contábamos que había edificios derrumbados y que había personas adentro, algunas de las avenidas estaban cerradas y mi amiga del tuvo que desplazarse varias cuadras para llegar a donde estábamos. Nunca me había sentido tan feliz de ver a alguien. A la mañana siguiente desperté con moretones y rasguños que hasta la fecha no recuerdo habérmelo a hecho. Sin embargo nada de eso nos detuvo y organizamos una colecta de víveres. Desde ese día no hemos parado , mis amigos y yo seguimos recolectando, donando y llevando víveres a Morelos. Aún hay mucha gente por ayudar y si estamos vivos es por algo.

¿Dónde estaba?