Idalia – Juárez

Quién: Idalia

Dónde vive: Portales

Qué nos cuenta:

Estaba en la oficina en la calle de Hamburgo, recuerdo que cuando empezó el simulacro ( en el cual mi edificio no participó) mi compañera me pregunto: ¿está temblando? Yo le dije que era 19 de Sep y seguramente la alerta sonaba por el simulacro, que no se espantara.

El edificio de mi oficina es de esos que se mueve cuando pasa un camión; así que cuando empezó El temblor, lo primero que dije fue se está moviendo … un segundo después era evidente que estaba temblando.

No puedo recordar con quien estaba hablando ni en quién parte de la oficina estaba cuando todo empezó. Lo único que tengo en mi cabeza es que todo se movía al grado que me fue difícil llegar a mi lugar para tomar mi celular. Lo único en lo que pensaba era en mi bebe de 6 meses.

Aún no terminaba de temblar cuando yo estaba hablándo por teléfono con mi esposo, solo alcance a decirle… ¿estás bien? Mi hija, localiza a mi hija … después la llamada se cortó.

De fondo solo escuchaba los gritos repitiéndonos una y otra vez … péguense a los muros… tranquilos … todos a los muros. Cuando el movimiento paso, todos estábamos muy nerviosos y nos ordenaron evacuar el edificio inmediatamente.

Por la ventana se veían las nubes de polvo de los edificios colapsados. Cuando las vi mi corazón latía a mil por hora … yo solo podía pensar en mi bebé. A la salir todo era caos y confusión, el olor a gas era impresionante. Cómo pudimos, nos abrimos paso entre los autos para buscar un lugar seguro.

Al llegar a Reforma y estar casi todos los de mi oficina juntos, mi jefe me acompañó a buscar a mi esposo. Por suerte recordé en qué piso de la torre HSBC trabaja y así fue más facili localizarlo entre los grupos.

Cuando lo vi, lo abrace aún no sabíamos nada de mi bebé, decidimos caminar a casa sin saber aún la magnitud de la desgracia. Al caminar sobre Insurgentes, vimos los primeros daños.

Conforme avanzábamos, la destrucion era mayor. De pronto tuve frente a nosotros el edificio colapsado en Viaducto; la imagen era aterradora. Mis piernas se doblaron y solo le pedía a Dios que mi hija estuviera bien. Quería ayudar a sacar a la gente atrapada Pero primero tenía que tener mi bebe entre mis brazos.

Tardamos 3 horas en llegar a casa, fue un alivio ver mi edificio intacto, el reencuentro con mi hija es algo que llevo en mi corazón guardado por siempre. Mi hermana y mi cuñado también se movilizaron hacía nuestro depa para ver a la bebé. Y aunque estando todos juntos y sabiendo que estábamos bien.

Ahora nos tocaba a nosotros ayudar, juntamos lo que pudimos de la despensa, hicimos sándwiches y salimos a ver en qué podíamos apoyar.

No dejaré de agradecerle a la vida la oportunidad de ver a mi hija una vez más.

¿Dónde estaba?