Alethia Juárez – Condesa

¿Quién? Alethia Juárez

¿Dónde vive? Condesa

¿Qué nos cuenta?

Estaba en casa. Mi hijo de 28 meses dormía su siesta. Yo estaba en la cocina cortando pepinos para la ensalada de nuestra comida. Minutos antes había secado y aguardado la fruta que compre unas horas antes en el tianguis de la zona. De pronto me sentí mareada y al dármelo cuenta fui por hijo a su cuarto, lo levanté y abracé y salimos de su cuarto. De pronto empecé a escuchar como crujía todo y caían cosas al suelo. Uno de mis libreros hechos de tablas y tabiques, que está seca de la ventana y justo en el paso, se movía mucho y temí que se cayera. Vi salír corriendo a mi gato Mazatlán hacia la azotea. Las lámparas del techo sonaban entre sí y recuerdo haber tenido mucho miedo. Los segundos pasaron y bajé con mi suegra. Al salir se percibimos un fuerte olor a gas y me di cuenta que la sacudida había sacado el agua e la cisterna. Regresé a casa y busque daños y solo había cosas tiradas. Mi hijo me pidió pecho y por un largo tiempo estuvo pegado a la teta. Sentados en la sala comencé a ponérmelo en contacto con mi mamá y mi marido; solo fue posible por WhatsApp. Si pasaron un par de horas en las que trate de continuar con la normalidad y nos animamos a comer poco los dos. Otros conocidos me contactaron y uno de ellos me dijo que el edificio de Laredo y Amsterbam se había caído. Salimos a la calle porque iba a casa de mi mama a ver los daños, esperando que no hubiera alguno. Así que tomé a mi hijo, me lo puse en la espalda y salí a Mazatlán y había mucha gente y un fuerte olor a gas. Caminé gastaba Juan Escutia y luego regresé para tomar Fernando Montes de Oca y así atravesar la condesa y la Roma y llegar hasta Tonalá y Viaduto, al depa de mi mamá y ver a los perros también. Me alarmó ver tanta gente; todo se con cara de desconcierto. Luego vi varios edificios dañanos y justo llegando a Amsterdam, mire hacia lanza izquierda, hacia Laredo y ahí estaba, el edificio Quien me habían dicho antes. Me acerqué a ver y me impactó ver tan la organización de la gente para quitar los escombros.

Continúe mi camino y tras cruzar  Insurgentes, Medellín y Monterrey y esquivar edificios dañados y con cristales rotos, finalmente llegué a casa de mi mamá con mucho pesar descubrí tenía fuertes daños. Los perros estaba con los vecinos. Me contaron que la perra se lanzó por el balcón y en el intento se arrancoblas uñas; el perro estaba dentro asustado y se había orinado. Todo se había detenido. Como pudimos mi marido y yo quedamos de vernos en casa de mi mamá y ahí también la veríamos a ella, quien venía desde su oficina que atan a un lado de Six Flags. Mucho se especulaba sobre el depa y las cosas de todos.

Recuerdo la expectativa, él ansia y la zozobra sobre el destino debe todos. Mi marido llegó y se llevó a mi casa a los perros. Mi mamá llegó y lloro al ver su casa. Así empezó a organizarce con sus vecinos para darle solución a este trago amargo. Mi marido regreso con su papá, quien nos llevó a casa; ahí mi mamá se cambio de ropa y comió algo. Cuando llegamos no había luz y yo moría feb nervios. Acosté a mi hijo y fui con mi mamá. De ahí la segunda cosas han sido muy lentas y surreales; aún no creo lo que ha pasado y todas La consecuencias que ha traído. Ya no existe la normalidad, pasarán muchos días, muchas semanas para calmarnos y seguir adelante. Ahora no fue nuestra hora.

¿Dónde estaba?