Marianna B.M. – Colonia Obrera

¿Quién? Marianna B.M.

¿Dónde vive? Coyoacán

¿Qué nos cuenta?

Trabajo en la colonia Obrera , en la empresa trabajamos 250 empleados aprox. nunca participábamos en el simulacro del 19 de Septiembre, después del temblor del 7 de septiembre pusieron una alarma sísmica en el edificio y por primera vez en los 4 años que llevo trabajando aquí salimos al simulacro, como en todo mucho gente salió echando relajo, bromeando y hubo quien de plano no salió “porque tenía trabajo”. A la 1:14 se escuchó una voz “está temblando” no lo dude ni por un segundo agarre mi celular y baje corriendo como una desquiciada, fui la primera en toda la empresa en salir, recuerdo que no podía caminar, volteaba a ver los cables y al mismo tiempo veía a mis compañeros salir desesperados, yo lo único que hacía mientras el piso se movía era tratar de localizar a mi abuela, una viejita de 90 años que vive en un tercer piso y no sale de su departamento porque será “lo que Dios quiera”. Entre que trataba de localizar a mi abuela y no paraba de moverse el suelo, escuchamos un estruendo (un sonido aterrador) volteamos y vimos cómo se acababa de derrumbar la textilera de Chimalpopoca, una enorme nube de polvo esta frente a nosotros, mis compañeros (que hoy más que nunca les tengo mucho respeto) salieron corriendo hacia el edificio recién derrumbado a tratar de ayudar, en contra esquina de Eje Central y Chimalpopoca hay una construcción, vimos como corrían los señores que trabajan ahí con sus palas, la gente gritaba “fue la escuela” todo mundo empezó a gritar, a llorar, pasaba gente corriendo, volvían familiares con niños llenos de polvo, raspaduras, sangre, etc. Dos horas después recibí el video donde se veía como caía el edificio de Chimalpopoca y Bolívar, lo que sentí es indescriptible, todavía siento que es un sueño. Nunca sentí tanto miedo, nunca me sentí tan frágil, tan desesperada, intente localizar a mis papas, a mis hermanas, a mi esposo, por más llamadas que intente no logre nada, cuando me llegó un mensaje de mi hermana pequeña y leí “estoy bien, pero todo en la casa se cayó” supe que las cosas estarían peor de lo que imaginaba, en menos de 3 minutos supe que casi todos estaban bien, la única que faltaba era mi mamá… y tardamos 3 horas en poder tener contacto con ella. Al llegar a la colonia Del Valle y ver a mi hermana sentada en la entrada del edificio sin hablar, con la cabeza agachada y los ojos llorosos y al mismo tiempo escuchar el radio con los vecinos y enterarnos de todo lo que se había caído, en ese momento supe que la vida de los mexicanos no seria igual. Una semana después sigo sintiendo el mismo miedo, sigo cerrando los ojos y veo la nube de polvo, sigo sintiendo que tiembla, sigo sintiendo un hueco en el estómago, sigo llegando a la calle de Chimalpopoca y se me salen las lágrimas así sin más, y sobre todo desde ese día le agradezco a la vida esta oportunidad; y tienen razón, nunca volveremos a ser los mismos…

¿Dónde estaba?