Diana – Puebla

Quién: Diana

Dónde vive: Puebla

Qué nos cuenta:

El doctor me decía que tenía una infección en el oído. Estaba sentada en la camilla y él estaba enfrente de mi con un objeto que había metido a mi oído. Lo escuchaba y de repente todo se empezó a mover, se apresuró a salir y yo bajé de un salto de la camilla, él estaba apunto de irse, pero recordó que yo estaba ahí, se regresó y sostuvo la puerta mientras me decía que saliera. El consultorio en el que nos encontrábamos era el último del pasillo, en servicios escolares de mi universidad. El pasillo de cinco metros como máximo, se me hizo inmenso. Había un sonido que aturdia y las piernas se volvieron torpes con el movimiento y generaba la sensación de que te cañerías en cualquier momento. Comencé a llorar mientras caminaba, salí, vi el lago que está afuera de servicios médicos y el agua se veía agitada, un faro parecía que caería en cualquier momento y los árboles se movían como si hiciera mucho aire. Salimos, una doctora comenzó a llorar y a pedir por sus hijos, dos chicas se abrazaron y el llanto que parecía ser inevitable por mi parte, se detuvo. Sentía miedo y lo primero que hice fue tratar de contactar a mis familiares y seres queridos, como creo que todos hicimos, pero la línea estaba muerta. El momento de tensión no duró mucho y estaba segura de que no había sido grave. Mi mamá contestó y mi papá también. Faltaba mi hermano, pero mi celular se apagó. De pronto las noticias empezaron a llegar, «el centro colapsó» dijo una chica, sentí un hueco en el estómago. Mi hermano estudia ahí. Los minutos siguientes a recibir noticias, fueron los minutos más largos de mi vida. Salí de la universidad a casa y recibí noticias de él, todo estaba en orden. O así parecía, nada lo está, tengo sobresaltos en la noche. Quiero ayudar y me siento impotente. Estoy de duelo, hoy mi amiga me enseñó un poema de una niña que encontró entre los escombros en una comunidad, tengo el corazón hecho pedazos.

¿Dónde estaba?