Carlos Vázquez – Cuauhtémoc

¿Quién? Carlos Vázquez

¿Dónde vive? Cuautitlán Izcalli

¿Qué nos cuenta?

Esa mañana de martes 19 de septiembre, con usual pereza me dirigí a mi trabajo en la calle de Sullivan en la colonia Cuauhtemoc, en aquel edificio viejo, días antes como si de una premonición se tratara al entrar al edificio y ver a toda la gente de la recepción, me preguntaba si es que allí quedaría un hueco donde vivir en caso de colapso. Ese día por la mañana tenía una junta muy aburrida e improductiva, pero tenía la esperanza de que acabaría pronto dado que teníamos que hacer el simulacro. Soy brigadista de protección civil de mi piso, y ni si quiera tenía órdenes para el simulacro, entonces me llegó un mensaje de un compañero que decía que en nuestro edificio habían cancelado el simulacro, al principio me alegré, me evitaría la flojera de tener que hacer el ejercicio, pero después reaccioné que eso significaba que continuaría mi junta. La junta terminó subí al piso 13 donde seguía haciendo mis cosas frente a mi computadora como todos los días, mi celular comenzó con una actualización y se estaba reiniciando, me dirigí al baño y lo dejé en mi lugar. Al salir del baño noté que todos se pusieron de pie casi al mismo tiempo y se quedaron viendo entre sí, seguí caminando cuando sentí entonces el jalón del piso, estaba temblando me apresuré a llegar a la zona de seguridad, la cual cada vez quedaba más lejos, tuve que detenerme de las mamparas para no caer en mi recorrido, muchos compañeros se quedaron fríos en el momento, entonces Arturo gritó: ¡Todos al péguense al muro! Para ese entonces yo estaba ya detenido del muro y sentí como otros compañeros se detenían de mis brazos que abrazaban la columna, primero la fuerte sacudida, después comenzaron a caerse todas las cosas, plafones, adornos, cajoneras, después se fue la luz por unos instantes el edificio comenzó a crujir, el sonido que a todos nos acercó más y nos hizo cerrar los ojos, en ese momento solo esperaba el golpe, no pensé en nada más, solo en que era el fin, después de unos instantes cesó el movimiento, sonó la alerta sísmica y el edificio continuaba meciéndose, aproveché el momento para ir por mi celular y poder reportarme, pero aún no encendía. Cuando la crisis pasó algunos recuperamos el aliento y comenzamos con la evacuación, solo 13 pisos pero parecieron más de 20 bajando entre pedazos desprendidos de pared hacia la calle en donde fuimos de un lado al otro, porque alguna barda estaba a punto de caer, o de alguna fuga de gas que nos hacía a todos replegarnos a otro lado, abajo todo era desconcierto nadie estaba consciente de lo que realmente había pasado, yo después de muchos intentos logré comunicarme con todos mis seres queridos y conocidos, y me dirigí a mi casa para ver que todavía existiera, en el camino veía pequeñas columnas de humo yo quería salir de la CDMX y lo logré.

¿Dónde estaba?