Melina Corona Castro – Cuauhtémoc

Quién: Melina Corona Castro

Dónde vive: Cuauhtémoc

Qué nos cuenta:

Ese martes no hubo trabajo por lo tanto no lleve a mi bebé a la guardería (lo curioso es que la noche anterior dudé mucho en llevarla a la guardería o no). La mañana había transcurrido de manera normal. Como estaba haciendo calor, decidí que era buen momento para meter a bañar a mi nena. Justo la estaba terminando de desvestir cuando las persianas de mi cuarto se comenzaron a mover; pensé: está saliéndonos un camión doble de refresco cargado (soy vecina de una refresquera famosa) al ver que se movía más fuerte, la cama se meneaba y todo comenzaba a tronar lo único que pude hacer fue voltear a ver a mi hija y comenzar a vestirla nuevamente. Justo cuando la pongo en la cama para vestirme, todo comenzó a brincar, mi hija se acostó en la cama con un terror real y palpable en la cara. Justo antes de salir, se escucha que algo cayó: «se está cayendo algún edificio, por favor, solo déjame llevar a mi bebé a una zona segura» pienso mientras salgo del departamento, al bajar las escaleras se veía polvo por todas partes, esto provoca que mi hija se sienta aún más confundida y yo con más miedo. Logro llegar a la zona segura con un nudo en la garganta, intentando con todas mis fuerzas no llorar. Pero, creo que en ese momento soy muy transparente porque se acerca a mi una vecina: «estabas sola con la niña, estás muy espantada ¿verdad? Tranquila, porqué si te pone si mal, tu hija lo resiente.» Me entero que se cayó el techo de una empresa de atrás y eso fue lo que provocó todo el polvo. Ahora viene él angustioso momento de tratar de contactar a la familia para saben que todo estamos bien. No hay luz, no hay señal de celular, no nos podemos comunicar con nadie, intentamos saber que está pasando, llega otro vecino a poner la radio de su auto y así sabemos que fue de 7.1 con epicentro en Puebla y Morelos. Comienzo a sentirme desesperada porque no tengo forma de comunicarme y necesito saber que mi familia está bien. Ya pasaron 2 horas del sismo, camino para buscar un teléfono de monedas que sirva, como de milagro veo a mi hermana y cuñado en moto, les grito para que se detengan. Mi hermana baja y camina hacia nosotras y me dice que estaba desesperada y preocupada porqué no sabía de nosotras. Nos acompañan al departamento y se van, para ir a ver cómo está su casa. Mi esposo llega 2 horas después, con cara de espanto pero ya estamos juntos, los 3. Desde es día ni mi niña ni yo hemos dormido bien. Yo esto muy ansiosa y espantada y no dejo de repetirme una y otra vez ¿en serio esto se está repitiendo para muchos 32 años después y a otros tantos nos está tocando justo el día de la conmemoración? Mi hija tiene 1 año 3 meses y en menos de 2 semanas ya ha «vivido» 2 terremotos. Tengo miedo por ella, por mi familia, por mí.

¿Dónde estaba?