Leonel Paniagua – Anzures

¿Quién?: Leonel Paniagua

¿Dónde vive?: Copilco

¿Qué nos cuenta?

Estab en el piso 11 de un edificio en la colonia Anzures, esperando a un abogado que se retraso, alguien me apoyó con el trámite y me fuí, crucé tranquilo al banco de enfrente, deposité mi cheque y caminé hacia mi auto preocupado por si alcanzaría el saldo del parquímetro, de repente sentí un leve mareo, similar a los que había estado sintiendo hace unos meses y pensé, ¡joder, otra vez….! cuando vibró mi teléfono con la alarma sísmica, ahí me di cuenta que era la tierra y no mi cabeza la que se movía, el suelo se movía como en oleadas, pensé que era la última vez que iba a estar tranquilo ante un sismo, repentinamente salió gente corriendo de los edificios, bancos y comercios y no sabían que hacer, los invité a cruzar la calle y pararnos frente al camellón, los conductores en sus autos tampoco sabían si bajarse, seguir, estacionarse, o que´; la gente se quejaba de que la alarma había sonado cuando ya temblaba, la información en mi app me decía que el sismo venía de Puebla y trataba de explicarle a los calmados que por eso no había sonado la alarma. Intenté muchas llamadas y ninguna funcionó hasta que por fin entró un wathsapp de mi hijo preguntando como estaba, me tranquilizó, nadie mas respondía y me subí al auto para dirigirme a Tizapán a ver a mi esposa que no respondía, en la radio empezaron los informes, se escuchaban sirenas de bomberos, ambulancias patrullas. Empezaron las noticias sobre el colegio Rebsamen y luego dijeron que se había caído un edificio en Amsterdam y Laredo, después me enteré que es el edificio donde vivía mi admirado Zapata cuyos libros, supongo eran los suyos, quedaron regados por la calle, cientos de ellos. Poco a poco fui teniendo contacto, por fin, con mi esposa, una de mis hermanas, uno de mis sobrinos y las noticias en la radio subían y subían de tono y me fui dando cuenta que la mayoría de derrumbes, ahora estaban por el sur, hacia la zona de Coapa, me extrañó y luego seguía la zona de Roma Condesa que no me extrañó tanto por la vetustez de sus construcciones. Hoy, aún no logro armar el mapa mental de la magnitud del desastre. Estoy enojado con los constructores corruptos y faltos de ética, pues los edificios construidos después del 86, no debió caer ninguno y fueron muchos. Después, los jóvenes tomaron la ciudad, ojalá no la suelten.

¿Dónde estaba?