Edith Fierro – Colonia La Paz, Puebla

¿Quién?: Edith Fierro

¿Dónde vive?: Cholula, Puebla

¿Qué nos cuenta?

Estaba en mi oficina en la Col. La Paz en Puebla, primero escuche como tronaba la tierra, después la vibración del ventanal y al último el movimiento en toda la oficina, cogi mi celular y salí rápidamente, cuando iba por la recepción pensé rápidamente si me daba tiempo de salir o mejor me protegía y quedaba ahí; decidí salir (estoy en un segundo piso) cuando bajaba la escalera sentí lo más fuerte del terremoto y pensé «ya valió madres». Cuando salí inmediatamente me situé en medio de la avenida y se reventaron los transformadores, pensé en mis sobrinas que estaban en la escuela y mis padres que tienen un negocio en el centro de Puebla, debido a que la comunicación telefónica era imposible, decidí irme al centro, tome un camión pero a mitad de camino era imposible el paso así que decidí bajarme y caminar para ver cómo estaban mis padres. En el trayecto encontré a mucha gente corriendo en el mismo sentido que yo ya qué hay muchas escuelas al inicio del centro de Puebla, me conmovió mucho que los papás preguntaban desesperados por la concentración de escuelas ya que la mayoría que se ubican en esa zona no tienen suficiente espacio y sacaron a los alumnos a la calle. Pase por donde se cayó una cornisa y murió una señora con su hija, no quise voltear ya que me pareció innecesario. Logre llegar con mis padres y al ver que ellos estaban bien y ya que no servían los semáforos me puse junto con mi mamá y otros dos chicos a apoyar con el tránsito. Desde ese momento que no tenía ni una hora de haber sido el terremoto la gente ya daba muestras de apoyo, nos rolaron aguas. Estuvimos cerca de 3 horas hasta que todo se calmo y pudimos salir del centro. Ese día viajaba a la Ciudad de México por trabajo, mi familia me aconsejó esperarme al siguiente día. El miércoles me fui y tuve que pasar por bellas artes y me tocó ver muchos edificios dañados pero mucha gente ayudando. Quería ayudar pero sabía que si iba a algún lugar de derrumbe probablemente solo estorbaría ya que la gente estaba ya muy organizada pensé en cómo ayudar y se me ocurrió publicar en mi Facebook que cualquier persona que no logrará comunicarse con algún familiar o amigo o lo que fuera pero que no estuviera en zona de derrumbe me avisara y yo iría a buscar, una amiga respondió que no sabía nada de su tía abuela una señora muy grande que no contestaba el celular y vivía sola. Fui a buscarla y afortunadamente estaba bien. Yo soy defeña y vivo en Puebla así que ver mis dos Ciudades así de lastimadas me partió el corazón. Lloré mucho. No pienso abandonar a mi gente, mi País es grande y su gente lo es aún más. Estoy sumamente conmovida por el humanismo del Mexicano. ¡VIVA MÉXICO CABRONES!

¿Dónde estaba?