Diana Díaz – Polanco

¿Quién?: Diana Díaz

¿Dónde vive?: Santa María la Ribera

¿Qué nos cuenta?

Yo estaba en la oficina, cómo somos un call center no habíamos participado en el simulacro del 19 de septiembre. (Al final, era conmemorativo y la empresa había tenido su simulacro justo un día que yo no fui a trabajar)

Mi piso tiene ventanas de piso a techo 2 metros aprox  un poquito más. Y da justo la vista al periférico y al hospital militar de aquí de Polanco.

De pronto siento como mi silla se mueve, como un rebote, miró a mi compañero y atrás de mi otro de mis colegas se levanta y dice -esta temblando-¿Y la alerta?¿Por qué no sonó la alerta? Pensaba mientras a tientas caminaba a la columna más cercana. Estando en un quinto piso es difícil desalojar en movimiento. Se comienza a sentir más leve y de la nada siento un jalón y no podía dejar de observar el movimiento del puente del periférico moverse de lado a lado azotando las lámparas. -se me va a caer el edificio, ay no y ¿Y si se cae el puente?- termina el temblor y evacuamos y las piernas no me dejaban de temblar. Me meto a Twitter para leer el sismológico, por qué se sintió GACHO. Soy scout así que poder tener cifras inmediatamente me ayuda a pensar más rápido en mis acciones siguientes.

Todos comenzaban a llamar a sus familiares, y no salían las llamadas. Llamaré por WhatsApp, salió la llamada a mi mamá y llorando ella con mi hermano me dijo que se cayeron cosas en la casa. Le pedí calma y llamé a mi novio, ve por el bebé a la guardería. YA. Esta a una cuadra de la guardería su trabajo así que él era el más cercano para recojer al bebe.

Dos horas parada en el camellón de Horacio con vestido y tacón alto… Hasta que mi papá se comunicó y me dijo que venía por mí en la moto. En la oficina había dejado todo y unos brigadistas se disponían a comenzar a pasar las pertenencias de poco en poco. Mientras escucho las instrucciones, un amigo me pasa un mensaje -ayuda, hay 37 niños atrapados en la escuela rebsamen necesitamos ayuda-  llamo a mi novio de nuevo y un compañero me dice que algo pasó en Buenavista (mi casa está a una calle de forum) no contesta, no entra la llamada. Por favor que la guardería esté bien, por favor que todos estén bien.

Me subí a la moto de mi papá ya después de otra media hora de espera, llegamos a Buenavista y ahí estaba toda mi familia. Estamos todos bien. Rompí en lágrimas y nos dispusimos a salir.

Lo demas, está lleno de historias de mexicanos ayudando y actos heroicos de todos los civiles.

Así vivimos el sismo. Aún escucho la alerta sísmica en mi cabeza y siento el suelo vibrar. A mis 20 años jamás había estado en un sismo en un edificio. Siempre en planta baja. Así que el susto no se me ha quitado.

Lamento todas las pérdidas y espero que a los lectores no se les olvide que la ayuda no es solo por unos días.

S.L.P.S

¿Dónde estaba?