Elizabeth Gutiérrez – Alfonso XIII

Quién: Elizabeth Gutiérrez

Dónde vive: Alfonso XIII

¿Qué nos cuenta?

Estaba preparándome para salir por mis hijas a la escuela, mientras cepillaba mis dientes sentí un movimiento brusco, literalmente salte, creí que se debía a la vibración que generan los camiones al transitar por la avenida, (Yo vivo sobre el periferico) en mi mente me dije: se va a caer mi lavabo! Tengo que fijarlo bien a la pared.

Unos segundos después escuchó la alerta sísmica, – No, el simulacro fue hace unas horas, ¡está temblando! Pensé. No, no el mismo día…no…

Salí del cuarto de baño y vi moverse todo, sin dudarlo tomé mis llaves y salí, en el pasillo vi corriendo a todos mis vecinos, muchos gritaban, otros lloraban mientras caminaban de prisa hacia la salida del edificio. Al llegar a la puerta principal la puerta estaba cerrada , de los nervios y de la «temblorina» como le llaman, no podíamos encontrar la llave para poder abrir , fueron segundos que se hicieron eternos… cuando al fin abrimos la puerta , me paré sobre la avenida, la gente lloraba y gritaba… vi a mi izquierda una chica que no dejaba de llorar , estaba sola, no sé si era mi vecina o no, no la había visto antes (existen 90 departamentos en mi unidad) Pero corrí a abrazarla, sentía que en cualquier momento podía desmayarse, estaba muy alterada y sólo me decía: gracias…gracias. Y me abrazaba con fuerza, mientras la abrazaba también, en mi mente se encontraban mis hijas, ¿estarán bien? ¿la escuela, habrá resistido? Cuando dejo de llorar le pregunté si se encontraba mejor, ella me dijo que si, entonces salí corriendo siete cuadras hacia la escuela de mis hijas, mientras corría no podía evitar pensar en cómo encontraría la escuela, creo que jamás había corrido de esa manera en mi vida.

Cuando llegue a la escuela, está se encontraba abierta, los niños lloraban y se abrazaba el uno al otro, sus caritas llenas de terror me hicieron soltar las primeras lágrimas. Busque con la vista a mis hijas y no podía encontrarlas, mi hermano había llegado por ellas antes que yo, pues el vive a 1 cuadra, cuando los vi a los 3 abrazados, mi alma volvió a mi cuerpo, ellas se encontraban bien.

Nos retiramos de la escuela, la cual sufrió algunos daños… (No sabemos en cuanto tiempo podremos regresar.)

Al ver los primeros informes en los noticieros me dije: en verdad fue grave….no he podido llorar desde entonces…no he podido dormir…las sirenas de las ambulancias no dejan de escucharse… doy gracias a Dios por estar con familia, pero se que muchas madres más sufren por no poder abrazar una vez más a sus pequeños…

¿Dónde estaba?