Sandra Álvarez – Miravalle

Quién: Sandra Álvarez

Dónde vive: Sur de la Ciudad

¿Qué nos cuenta?

Estaba en el transporte público regresando del banco al colegio donde trabajo, comenzamos a escuchar la alerta sísmica y pensé, por favor que sea un simulacro, cuando ya todo se estaba moviendo, no sabía si quedarme o bajarme del microbus, pero comenzó a sentir. As fuerte y nos bajamos, me coloque a un lado del microbús, peor cuando vi que todo estaba muy fuerte y se cayeron focos, nos colocamos en medio de la calle, una señora entro en crisis dentro de un auto, no se podía bajar, fuimos a asistirla, en ese momento pensé en mi esposo, hijo y porque no estaba en mi lugar de trabajo, me urgía llegar porque no soy profesora a nivel preparatoria, muhosnlloraban, llegue a abrazar una compañera a la quenlo la ponen mal los temblores, una miss se cayo, tenía golpes, uña alumna con el pie dolido, desmayos. Hable por el grupo de whats del colegio de mi hijo, les dije que en cuanto alguien llegarán la escuela me dijeran si los niños estaban bien, respondieron que todos estaban bien, mi suegra me mando un mensaje para saber que iba por mi hijo, me quede en el colegio hasta que casi todos los alumnos se habían ido, lésbicos pedí no se fueran sin que sus papás no hubiesen ido por ellos. Sentí miedo cuando comenzaron a decirme que cosas se habían caído, que un colegio se había caído, que un Soriana cercano se había caído, etc. Cuandl salí de ahí quería llegar a mi casa, para saber que todo estaba bien y así fue, pero mi suegra devastada, porque vive en un séptimo piso, desde ese día nos quedamos sin luz en casa, eso me causaba mucho estrés, arregle la semana pocas o muchas cosas que se había nada caído, traten de deje libre el espacio para poder salir si lo necesitábamos. Sacamos lámparas, compramos pilas. Estar preparados, para algo que nunca pensamos, sacar documentos echarlos al auto, pensar que podíamos no quedarnos sin casa, porque a dos calles se derrumbó edificio en portales, y otro si dos edificios han colapsado. Ese día esperaba a que mi esposo llegará con bien, fue una noche larga casi no pude dormir, escuchaba todas la semana sirenas de patrullas y ambulancias, lo poco que dormí y al día siguiente, me entero quien el novio de una ex alumna murió en el derrumbe del Tec, un amigo se quedó sin casa y a un compañero lo desalojaron, mi corazón se entristeció y tenían muchas ganasen de apoyar de ayudar a la gente, uno amigos fueron al Claustro, donde estudie, me aviso que la mandaron a Amores y Sammy Borja, donde un edificio colapso, le pedí a mi suegra si tenía entendido su casa revuelta cubre bocas y cosas de medicina, pues es médico, un señor escucho y me regaló unos cubrebocas, me hizo sentir orgullosas su manera de querer ayudar, iba a apoyar a algún lugar, sentí en ese momento que quería irme, dejar a mi hijo y suegra bien instalados, en un lugar a salvo e ir a ayudar. Así fue, me sentí feliz al ver tantán gente en la calle para ayudar, dispuestas a ir donde se requiriera, comprando palas, o lo que hiciera necesario, camine 20 minutos, el tráfico estaba muy fuerte. Llegamos y ya estaba non muy organizados, no hacíamos falta y me sentí impotente, pero un amigo quero llegar hasta otro para ir a yudar, así que lo acompañe, le deje las cosas que traíamos y dije entrégalas, no había transporte camine desde El Hospital Gabriela mancera sobre Xola, hasta Tlalpan y ahí, vi edificios colapsados, gente ayudando al tráfico, pensaba en llegar a mi casa porque menpreocupaba una réplica y. O estar con mi hijo. Camine 40 minutos, agradecí y pedí por los que se quedaron sin casa, sin familia, sentí desesperacion. Llegue a mi casa y sin luz, no tenían donde cargar mi celular, fuimos a un café internet para ver si nos dejaban conectarlo y no se cobraron, sentí horrible, porque muchos no tetniamos luz, gente que no podía llegar a su casa y no les tendieron o a la mano. Me horrorice al ver esto. Me sentí mal, porque un profesor y mi formación me Mistaron sien nada humano me es ajeno y que aunque mi gente este bien, hay otra que todo lo perdió. Hoy me siento con miedo, pero quiero seguir ayudando, no quiero que se nos olvide estos acontecimientos l, que sigamos apoyando desde nuestro espacio, que transformemos las vidas de la semana personas que perdieron algo, quien la solodaridad no se pierda, que enseñémosle a nuestros hijos, que después de tanta muerte y miedo podemos resurgir y les mostremos como pueden ayudar desde su espacio, aunque sean pequeños, aprendi lo valioso de lo simple y que la semana personas nos seguimos preocupando por el otro aunque sea desconocido.

¿Dónde estaba?