Samanta Pérez Barrón – Ciudad Universitaria

¿Quién? Samanta Pérez Barrón

¿Dónde vive? Zona sur, CDMX

¿Qué nos cuenta?

Me encontraba en C.U. en la Facultad de Filosofía y Letras. Ya estaba bastante estresada ya que en ese momento mi equipo y yo estábamos exponiendo un tema que nos tomó semanas preparar, todas casi sin dormir, sin comer. Momentos antes del temblor sólo podía pensar en que ya casi se terminaba «la tortura» y que la maestra podía dar su veredicto sin importar que fuera malo, total ¿qué es lo peor que me puede hacer? ¿regañarme? Quería que acabara para poder dormir. Ya tenía planes después de la exposición, comería una «atascada» (una especie de sincronizada monstruosa) en la Facultad de Química con dos de mis amigos, nos veríamos en nuestro punto de reunión «los pilares», les contaría cómo me fue y nos haríamos bromas como siempre. Era mi turno, era la última vez que pasaba en la exposición, casi para dar cierre a esta. Veía a todos mis compañeros mirándome atentos, yo seguía explicando mi parte… ¿tiene sentido lo que estoy diciendo? ¿me estoy explicando bien? Hubo un momento de silencio, todos atónitos, no sabía que estaba pasando hasta que la maestra dijo «todos guarden la calma» ya estaba temblando. No recuerdo bien qué pasó, recuerdo por fragmentos, al parecer salí huyendo después de la instrucción de la maestra que claramente no obedecí, lo siguiente que recuerdo es que una compañera me consolaba porque estaba llorando y muy asustada, nos encontrábamos en el descanso del tercer piso replegadas en la pared y que le grité a un chico que pretendía bajar por las escaleras «¡No te bajes!». Luego recuerdo que nos quedamos en el estacionamiento, me recriminé no haber bajado con mis cosas, necesitaba saber si mi familia y mi novio estaban bien, afortunadamente un amigo tomó mis cosas, le estoy muy agradecida. Esperé un par de horas para ir a casa, era claro que no iba a haber transporte por lo que me dispuse a caminar a mi hogar. Afortunadamente vi que unos chicos se organizaron para pedir ride a los conductores que iban al sur para las personas que iban a pie, una señora que iba cerca de donde vivo nos llevó a varios y pude llegar bien a mi hogar. Siento que me faltó llorar, sacarlo todo, hasta ahora estoy angustiada, aunque ha ido disminuyendo. Sin embargo, oigo el ruido del refrigerador y siento que es la alarma sísmica a lo lejos, cuando todo se queda en silencio me pongo alerta en extremo, si alguien está sentado junto a mí y se mueve, me exalto porque siento que está temblando, espero que pase pronto.

¿Dónde estaba?