Jesús Miranda – Plaza Oasis Coyoacán

Quién: Jesús Miranda

Dónde vive: Zona Sur

¿Qué nos cuenta?

Me encontraba en mi casa, ubicada muy cerca las Unidades Habitacionales de Fovissste Fuentes Brotantes. Mientras esperaba la hora para realizar el simulacro pensaba: «Ojalá haya muchos pedidos en la Plaza Oasis» (En mis ratos libres, después de haber avanzado en mi tesis de licenciatura, me voy en mi bicicleta a repartir comida en UBER EATS). El simulacro terminó, dejando un poco de preocupación en mi mente. Eran aproximadamente las 12:34 del día, una hora perfecta para poder salir de casa y evitar un poco el trafico en Insurgentes. Tomé mi casco, me lo puse y me despedí de mi mamá. Salí de casa muy aprisa. Durante el viaje miraba algunos lugares: Villa Olímpica, Perisur, la estación del metrobus Ciudad Universitaria, Rectoría, por mencionar algunos. Mientras rodaba por avenida Miguel Angel De Quevedo tomé mi celular para ver la hora, eran 13:03. Hice buen tiempo, pensaba. Llegué a la Plaza Oasis. No veía a ningún conocido también repartidor de UBER EATS. Dejé mi bicicleta y entre a la plaza y me dirigí a un lugar para sentarme, (justo frente de la tienda MANGO y la tienda DEBLYN). Tomé un poco de agua y me quité el caso. Miré a lo lejos y todavía permanecían las letras gigantes que decían «México» con los respectivos colores de la bandera. De pronto sentí como si alguien me empujara por la espalda…. miré detrás de mí y no había nadie…. el suelo comenzaba a moverse de lado a lado…. la gente gritaba y corría por todos lados… sonó la alerta sísmica…¡Está temblando! Comencé a correr buscando un lugar seguro… cada segundo es valioso…..ya era muy tarde para salir…. el movimiento que sentía bajo mis pies era más agresivo… me sacudía de lado a lado… miraba a mi alrededor… el techo se levantaba….las luces de las tiendas parpadeaban hasta no prender más, las cosas de las tiendas comenzaban a caerse…. los gritos aumentaban…. «¡Mis hijos, mis hijos!» gritaba una señora mientras corría, los autos de muestra se movían de lado a lado… crujían los muros… Una señora se encontraba parada sin hacer nada… le dije gritando:¡Vengasé junto a mí, vengasé junto a mí! Ambos nos sujetábamos de un tubo enorme de metal…. El temblor había terminado, sentía mi corazón palpitar muy fuerte…. miré a la señora y tenía lagrimas en los ojos, pero no decía ninguna palabra… se alejó lentamente….. Quise hacer una llamada pero mis manos temblaban, preferí salir a la avenida… Intenté llamar a mis padres, hermanos, conocidos…. preguntarles como estaban, hacerles saber que estaba bien… no lo logré. Sentía una impotencia enorme. Encendí la radio en el celular, era lo único que funcionaba…. Se habían caído edificios, había fallas eléctricas…. Decidí regresar a casa lo más pronto posible para saber de mi familia. …..

¿Dónde estaba?