Sandra Paola Montoya Velázquez – Iztapalapa

Quién: Sandra Paola Montoya Velázquez
Dónde vive: Iztapalapa
¿Qué nos cuenta?

Realizo mi servicio social en el CCH sur, la coordinadora me había pedido ir por algunos alimentos a la cafetería ya que habría una reunión. Le pedí a un compañero que me acompañara, y como no llevaba bolsas donde guardar el celular decidí dejarlo y sólo iba con el dinero que me habían dado. Mientras pedía dichos alimentos vimos como a lado un chico que estaba entre un grupo de amigos cayó boca abajo, me parece que le estaba dando una convulsión, se armó un griterio, la gente gritaba cosas, sus amigos intentaban moverlo (yo pensaba en mi papá, que llegó a tener esos problemas). El chico todavía se estaba convulsionando cuando empezó a temblar, pero no le tomamos mayor importancia, fue hasta que se empezó a sentir el movimiento trepitario que un señor nos llevó a la parte central de ese pequeño patio al ver que no reaccionábamos. Alzamos la vista y vimos los cables chocar entre sí y sacar chispas cerca de nosotros, enseguida empezaron a caer una pila de ladrillos que se encontraban en una obra negra frente a la cafetería, en ese momento pensé que el edificio se nos venía encima y mil cosas pasaron por mi cabeza: en primer lugar pensé en mi mamá y mi hermano y en que afortunadamente se encontraban juntos en casa, luego pensé que no llevaba mi celular, que si se caía el edificio no me iban a contactar, que mi mamá no sabía dónde me encontraba y en que estaba sola ante esa catástrofe, me sentía muy pequeña ante todo y quería llorar. Una vez que pasó el sismo regresamos al edificio donde hacemos el servicio, de camino se veían a muchos chicos espantados, temiendo que siguiera temblando, también recuerdo haber visto unos policías entrar a ver a los muchachos. Y no, no sé qué sucedió con el chico que se estaba convulsionando, sólo espero se encuentre bien. Cuando llegamos al edificio nos pidieron que concentraramos a todos los chicos en la zona de seguridad, esto me puso nerviosa porque nunca me habían pedido que actuara como adulto, tenía miedo pero así lo hicimos, después se les permitió pasar por sus cosas y revisamos que las instalaciones no tuvieran daños visibles como ventanas o techos rotos. Se nos permitió irnos. Cuando tuve mi celular encontré llamadas perdidas de mi mamá pero cuando se las regresé ella ya no tenía señal. Revisé twitter y ya había fotos de edificios derrumbados, evidentemente esto me puso peor, necesitaba hablar con mi mamá. Después de un rato mi mamá me llamó, me dijo que estaba bien y que regresara a casa, en Iztapalapa. Esto se volvió imposible ya que mis dos rutas: por Taxqueña y por Periférico habían sufrido daños. Así que fui a casa de una amiga por el metro Universidad esperando a que pasara el tráfico, en el trayecto vi chicos en el estacionamiento chillando, los papás llegaban por ellos espantados, también gente caminando sobre Periférico, sus caras lo decían todo, estaban espantados. Más tarde pude contactarme con familia que vivía a 15 minutos y fueron por mí, cuando los vi me deshice en lágrimas, estaba espantada y no había podido demostrarlo. Iba a quedarme con ellos pero, aunque sabía que mi mamá se encontraba bien, necesitaba verla. Mis primos, mi hermano y mi mamá fueron a recogerme por la noche, nada más ver a mi mamá pude soltarlo todo, mis miedos, mi desesperación, la pena por lo que sucedió. El resto del día anduve muy sensible, si yo que sabía que mi mamá y mi familia estaban a salvo me sentía con tanta desesperación, no puedo imaginarme lo que la gente atrapada sintió o siente. Actualmente me encuentro mejor, estoy buscando qué puedo hacer para ayudar realmente y no estorbar. Rezo por las personas que aún siguen atrapadas.

¿Dónde estaba?