Rojo Córdova – Colonia Narvarte Poniente

Quién: Rojo Córdova
Dónde vive: –
¿Qué nos cuenta?

19 de septiembre del 2017
 a las 20:28 hrs

Desde el temblor de 8.1 hace unos días,
yo ya siento que todo tiembla un poco
no suena la alarma sísmica y mi cama comienza a moverse fuertemente, se oye los vidrios de la ventana
la intensidad del movimiento acompaña la Alerta
estoy tranquilo
tomo mis llaves para salir
no puedo meter las llaves
la puerta, la cerradura trepidatoriamente y violenta no se deja
es el temblor más fuerte que he sentido en mi vida
sentí que el edificio se caía.

Más en la tarde noche saliendo a caminar
en la calles aledañas a Luz Saviñón y Cuauhtemoc
veo grietas profundas
hay derrumbes
una escuela, por lo menos 2 edificios colapsaron
no hay señal
no hay luz
estoy mareado
es el temblor más fuerte que he sentido en mi vida
no puedo avisar a nadie por whatsapp, no sabemos nada de nada,
los semáforos no funcionan

los ríos de gente comienzan a fluir
permanecemos afuera del edificio
voy a comer al mercado
sólo un par de negocios trabajan
hay una bocina grande con un radiecito en los puestos de flores
nos sentamos en sus bancas, platicamos,
nos escuchamos
nos enteramos
el temblor es más grande de lo que imaginábamos
algunos comparten videos en sus teléfonos

sólo el susto ha generado que haya un cierto de sentimiento de barriedad en las calles de la Narvarte
está nublado
la gente mayor,
afuera platicando con sus sillas
todos esperando la réplica
platicando,
el convivio sísmico, que le dicen
sigue varias horas después
un radio a todo volumen cerca del Banamex a un lado de la entrada de metro Etiopía, otro radio fuerte de un taxi en un sitio cerca de la Diagonal de San Antonio
la gente rodea los radios, sentir la presencia de los otros es un alivio

la movilidad en la ciudad es caótica y una herida
7.1 de intensidad pero aconteciendo en Puebla, pero con muchos muertos en Morelos, algunos en el EDOMEX
el volcán Popocatépetl lanza una fumarola,
sigo mareado
la gente no puede regresar a sus casas
no puede comunicarse con sus familiares
algunos dan aventones en sus coches, en sus camionetas
la rapiña comienza en Santa Fe
por fin hablo con mi madre,
reacciona como todx chilangx que haya vivido el 85 pueda reaccionar, hablamos, bromeamos
la familia está bien
cada vez sabemos de más y más edificios derrumbados en la delegación Cuauhtemoc, Benito Juárez, se sintió muy fuerte en el sur por obvias y epicéntricas razones…

horas después con luz y señal,
la noche llega a bocinazos de advertencias de protección civil,
llega el reporte desde el Ajusco:
la lava del Xitle no hizo mucho para amortiguar,
la casa se movió muy fuerte
llega cada más info de los muertos en los Estados,
las cuentas de heridos en la CDMX empiezan a ser reportadas más por la tarde noche

tantos huracanes
un epicentro tan cercano
¿a qué hora llegará la réplica?
¿le habrá tocado a algún amigo o familia?
la gente habla al radio para preguntar por los suyos
la información, los rumores son demasiados
las fugas de gas,
la Roma/Condesa recordando su precariedad arquitectónica…
a obscuras muchos
nadie sabe nada
las cucharas de la cocina en el piso
todos improvisando, comiendo panecitos y atún en lata
la ola ha llegado
las palabras tardan en llegar
pero acá estamos
mareados, con hambre, asustados
surfeando

la incertidumbre se palpa
el 19 de septiembre no habrá de olvidarse

pero ante todo:
acá estamos
estemos juntxs

¿Dónde estaba?