Aminta – Aguascalientes

Quién: Aminta
Dónde vive: Aguascalientes
¿Qué nos cuenta?
Yo no vivo en la Ciudad hace muchos años, pero mi familia, amigos y novios de épocas adolescente si. Cuando me enteré del terremoto estaba en un momento muy tenso en el trabajo, justo despedían a mi ex jefa y a mis otras dos compañeras, en medio del caos de mi oficina, me quedé helada leyendo en un grupo de whats de amigos de allá como todos se preguntaban si estaban bien. Pensé en mi abuela, en Marisol, Julio, la lista de gente que amo y que podía estar en peligro iba creciendo rápido, e instantáneamente comencé a sentirme molesta e impotente de no poder moverme de mi oficina, de tener que estar ocupada en cosas que no valen la pena, discutiendo por 3 horas, en una reunión de funcionarios de gobierno cual es el código de vestimenta de un evento, al que nadie quiere ir y que costó 80,000 pesos. Siento todo lo que está pasando como un ultimátum de que tengo que cambiar la forma en la que hago muchas cosas, aprovechar cada día, ser más consciente de los que me rodean y del mundo. Tener el valor para mandar a la mierda las cosas que estoy convencida que no aportan nada, más que dinero, y buscar construir otro tipo de lazos y relaciones. Para mi la moraleja de esta historia, que se sigue escribiendo es que tenemos que creer más en las fuerzas autónomas y colectivas, dejar de gastar energía quejándonos de los que nos gobiernan y utilizarla en construir redes de humanos, organizaciones comunales. Los pueblos de Istmo a quienes no los ha dejado de azotar el terremoto de la indiferencia, de la avaricia, del olvido, son un ejemplo de ello. El temblor no ha terminado, ni será el último, aprendamos de lo que sucedió y no podemos cambiar, construyamos espacios donde nos sepamos seguros y fuertes.

¿Dónde estaba?